Monday, July 21, 2014

Mentiras para encubrir un expolio en 1962 Demolición del Pabellón de Suecia de 1929.


La Mentira sobre el pabellón de Suecia de 1929. Miente, miente, miente que algo quedará, Joseph Goebbels, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá.

Suena muy fuerte comparar la mentira del Ejercito del Este comandancia militar de Berga, pero es una doctrina utilizada por el Ministerio de defensa del Estado Español con el ministerio de la propaganda de Goebbels, pero esta investigación y las fotografías de aquellos años esperamos les haga reflexionar.
La Mentira del Ejercito del Este, Comandancia Militar de Berga. Demolición del Pabellón de Suecia en 1962, Donado al Ayuntamiento de Barcelona un 5 de febrero de 1931
Ocupación, Expolio, y Venta.

Han pasado 52 años desde 1962 Cuando el ministerio de defensa del estado Español decide desmontar el pabellón de Suecia. Situado en la que fue la colonia de montaña del Ayuntamiento de Barcelona en la ciudad de Berga. Con una estrategia de desinformación Propaganda militar para desvirtuar el expolio que iban a cometer con un patrimonio de los Barceloneses.

Los medios se hacen eco de esta estrategia de desinformación militar. Miente, miente, miente que algo quedara, Joseph Goebbels.

Ocupación del Pabellón de Suecia y la Torre por el Ejercito del Este Comandancia Militar del Estado Español en 1939.
El pabellón de Suecia, como dice el escrito de la Comandancia Militar, fechado el 16 de enero de 1939, fue ocupado: “Por necesidad urgente del servicio he tenido a bien ordenar sea habilitado para hospital militar el Pabellón de Suecia, que forma parte del Grupo Escolar Permanente del Ayuntamiento de Barcelona, y en virtud de ordenes telegráficas del jefe de este Ejercito, el cual se halla deshabitado”.
Berga a 16 de Enero de 1939. Comandancia Militar P.O. El “ Jefe. (firma y sello) del Ejercito del Este Comandancia Militar Berga.
Copia al director de la colonia Escolar Permanente del Ayuntamiento de Barcelona en esta Plaza.

Pasada la guerra civil española, el pabellón con sus 8 aulas y su gran salón polivalente en el que estaban la escultura en madera a escala de Victoria de Samotracia y cuadros de diferentes artistas catalanes con alegorías a la infancia, pasaron a manos de los militares. Fue habilitado como almacén en donde guardaban diferentes utensilios militares, aparatos de retransmisión que utilizaban cuando subían a la montaña, equipos de invierno, esquí. Fuera de esta utilidad de almacén, en el aula central del Pabellón se acondicionó un bar para los oficiales, salón de recreación con mesas de ping-pong, cartas etc. Todo esto albergaba esta espléndida construcción en madera desde la ocupación del Pabellón en 1939 y hasta 1962.

Versión Militar Pabellón de Caballeriza.
La versión dada por los militares para ocultar el expolio durante el trascurso de los años que permanecieron en la Colonia Escolar Permanente de Montaña de Barcelona, convirtiendo este recinto en un cuartel; la posterior venta de este patrimonio Barcelonés y el uso de este terreno hasta los últimos días de su permanencia en él, en 1993, fue que el pabellón se había utilizado como caballeriza, y que habiéndose deteriorado la madera, había tenido que ser demolido en 1964.
MENTIRA! Esta es la versión que durante todos estos años ha pasado de boca en boca a los habitantes de Berga; primero: Emitida por los militares, segundo: Replicada por la prensa regional de la comarca, tercero: Repetida por los políticos y alcaldes de la dictadura, así como los de la transición y en democracia y cuarto: Por diferentes medios de Internet y prensa de Barcelona. Siguen haciendo eco de esta MENTIRA. Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá. Joseph Goebbels.


Durante el tiempo que trabajé como funcionario en Asuntos de Hermanamiento entre Suecia y Catalunya (1991 – 2001) era habitual escuchar esta versión al preguntar por qué habían demolido el pabellón de Suecia. Hasta el mismo alcalde sostenía la versión militar. Para llenar de contenido mi labor de hermanamiento entre Högsby, Suecia, y Berga, Catalunya, era necesario realizar una intensa labor de investigación de su historia, su cultura, y aún más cuando esta región había sufrido los desastres humanos y materiales que ocasiona una guerra. Fue entonces cuando en 1996, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia me permitió, por petición del Consulado General de Suecia en Barcelona, acceder a los Archivos Nacionales y así poder estudiar los documentos originales concernientes a las relaciones bilaterales entre Suecia y Catalunya desde 1923 – 1930, en los cuales encontré valiosa información de la donación del Pabellón de Suecia junto con su Torre, así como de la finalidad de este equipamiento.
Igualmente, en una antigua librería del casco antiguo, barrio Gótico, pude localizar un edición del Ayuntamiento “Inauguracio de les obres de la colònia escolar permanent de Berga” con la que enriquecí esta investigación.
Como anécdota, añado que en un encuentro con el Alcalde Sr.Joan Clos, me pidió quedarse este ejemplar ya que no lo conocía. Me tomó un año y medio localizar otro ejemplar. Esta vez en la feria del libro de los anticuarios que se celebra en Paseo de Gracia con otros libros de la época en donde se informaba de las colonias de Mar y Montaña del Ayuntamiento de Barcelona.
Entrevistas a personajes que vivieron su servicio militar en Berga, cartas y fotografías anónimas dejadas en un bar en Berga, sirvieron como complemento para sacar a la luz los detalles de la historia posterior que aconteció a este equipamiento y su utilidad, ya en manos de los militares.
La labor por la búsqueda de la verdad, a medida que la investigación iba avanzando, hizo que saliera a la luz la realidad de lo que pasó con el pabellón en manos de el Ministerio de Defensa del estado español. La conclusión de años de investigación es que la versión militar no es cierta!  

Estrategia Militar para encubrir un expolio.
La Demolición del Pabellón.
En 1961, la Comandancia militar de Berga decide demoler el pabellón para su venta y no porque estuviera deteriorada, tal como afirman. Desconozco los motivos, pero si conozco, a través de documentos, fotografías y testimonios vivientes, la forma en la que se llevó a cabo este expolio: El tiempo, quiénes lo hicieron, cómo lo trasportaron y hacia dónde lo enviaron.
El oficial a cargo.
Los responsables de la Comandancia Militar en Berga en los años 60 eran el Teniente Coronel del Ejercito del Este, Sr, Joaquín Urbano Rubio; el Comandante, Sr. Herrero; y el Capitán, Sr. Luis Carrillo Flores.
Superficie del pabellón / Volumen en Metros cúbicos
Esta esplendida construcción en madera tenía una superficie construida de 1.275 m2 (área similar a la de medio campo de fútbol), con una altura de 7 metros. En su traslado a Berga, en 1932, se le habían acondicionado 8 aulas adicionales, también construidas en madera. Esto nos daría una medición de madera aserrada y encuadrada de unos 8.925 metros cúbicos aproximadamente, ya que no tengo las medidas de las aulas en madera.
El Tiempo.
Se desmontó desde el 1 de diciembre de 1961 hasta comienzos de marzo de 1962.
El Trasporte.
Desde el cuartel militar hasta la estación de tren de mina Olvan, a cuatro quilómetros de Berga, lo trasportaron en camiones rígidos de dos ejes con 10 ruedas, los llamados MG.
Trenes de Mina.
Los trenes de mina los acondicionaron para cargar los tablones de madera, 8.925 metros cúbicos de esplendida madera Sueca. En marzo de 1962 se montó la última carga de madera. El tren de mina recorría una ruta desde Guardiola, Olvan (donde se cargó la madera), Girinella, Puig-reig, Navas, Sallent, Manresa, para terminar en Barcelona.
Mano de obra. Gratis.
Fueron 32 voluntarios para desmontar el Pabellón y durante los días se alternaban los 20 - 25 soldados que trabajaban cada día desmontándolo.
Honores de trompeta.
El laconismo militar, y como es habitual en el mundo militar, despidieron con honores de trompeta la última carga de madera del Pabellón de Suecia, Patrimonio Barcelonés (A la derecha de la fotografía se observa el cambio de vías que se hacia manualmente en la época. En la Foto: cuatro militares en 1962, de los cuales tres eran voluntarios, a la izquierda: Josep Parera Jordana, J Albalat, a la derecha: Sargento y maestro dela banda, Sr. Jesús Roldan García, y el cabo de la banda, Ramón Minoves Baret, El Sr, Ramón no se acuerda quien tomó la foto, solo que un compañero durante el servicio militar se la obsequio.)

Josep Andreu Abelló (1906 – 1993)
Diputado a las cortes generales por Barcelona. Respuesta dada al senador por el Ministerio de Defensa del Estado español en 1979, cuyos términos esenciales y sorprendentes trascribo a continuación.
Es, por aquellos años, con ocasión de la Exposición de Barcelona el 14 de mayo de 1929, la representación de Suecia construyo un Pabellón de madera y al clausurarse la exposición, párese ser que fue donada al Ayuntamiento de Barcelona que la envío a Berga. Este pabellón de madera con el tiempo se fue deteriorando hasta que, aproximadamente en el año 1964, su lamentable estado dio origen a que se procediera a su demolición”.
Si la madera estaban tan deteriorada como afirma el Ministerio, y poniendo la firma el Ministro de Defensa, por qué se tomaron tantas molestias para desmontarlo y transportarlo; y en fechas tan poco apropiadas? Bien sabemos que de diciembre a marzo en estas latitudes del pirineo es cuando mas frío hace. Durante el invierno en Berga se llega a temperaturas hasta de menos 6 grados y utilizar estas fechas para desmontar un pabellón donde se tenían que cargar los tablones de madera maciza de tres metros de largo entre dos voluntarios “Soldados”, y llevarlo hasta la estación de tren de minas, en fechas en donde en estos pueblos circulan pocas personas, deja mucho que pensar. Fue como sacar el botín de guerra a escondidas. A donde fue a parar este recaudo de dinero por la venta? No escucho el Ministerio de Defensa del estado Español el NOOO…! De Albert Wingvist.

Joaquín Ventallò i Vergés (899-1996)
Político y concejal, teniente Alcalde de cultura escritor y periodista. Sus artículos publicados en la Vanguardia en los años 70, recién entrada la democracia, reivindicaba que el Ayuntamiento de Barcelona debería de recuperar las Colonias Escolares de Mar y Montaña.
Joaquín Ventallò i Vergès. Estuvo en el acto de inauguración del la Colonia. Berga 18 de Junio de 1933
 

Sr. Ramón Minoves. Berga
Testimonio de Ramón Minoves (en 2006 Berga) de 65 años, vecino de la ciudad de Berga. Durante el servicio militar estuvo en el batallón de trasmisiones de montaña Urgell 42, destacamento, cabo segundo de telefonía y radio, terminando en el cuartel de Berga. “Los tablones de madera durante el desmontaje los almacenábamos durante el día y en la tarde se llevaban a la estación para ser montadas en los vagones acondicionados para el trasporte, una media de dos viajes por día. El volumen de metros cúbicos tuvo que llegar a miles de metros cúbicos mas el peso, por esos necesitamos los camiones MG del ejercito con dos ejes y 10 ruedas, eran tablones de madera maciza, no la madera de hoy en día, madera aglomerada o madera laminada, éramos 32 voluntarios, yo de jovencito 12 años entraba al recinto del cuartel militar. Solía jugar ping pong con el hijo de un capitán de mi misma edad recuerdo que olía a madera a mi me gustaba ese olor no se olía en otro sitio. Y con humor dice: “nunca vi entrar ni caballo o el famoso Burro catalán al pabellón de Suecia. Para terminar recuerdo que durante el desmontaje yo no vi ningún tablón deteriorada do”. Ramón Minoves de profesión Carpintero.


 
Reflexión Jairo Narváez
Deuda moral del Ministerio de Defensa del Estado Español. Soy cociente de que el legado del estado sueco para fines educativos y culturales, donado al Ayuntamiento de Barcelona, fue expoliado por el ejército, unos para quemar su madera durante los inviernos y otros para vender su madera perdiéndole el rastro en 1962. En lo que va de mi investigación, podemos decir que debemos pedir a ellos que restituyan lo que han destruido, o por lo menos esperar el reconocimiento de esta deuda moral. Sin embargo no creo necesario hacer más hincapié en esto que enunciarlo aquí, son muchos los hechos que durante aquellos años requieren restituirse, vidas como las que fueron cegadas en el castillo de Montjuïc ni bien las tropas tomaron el predio, vidas irrecuperables.
La Torre y el Pabellón no pueden recuperar estas vidas lo que nos obliga a ser respetuosos y considerados con todas aquellas memorias todavía no suficientemente reivindicadas que rodearon aquel sitio, como fue la visita del presidente de la Generalitat Sr. Lluís Companys, de los Alcaldes que firmaron aquella sesión de los terrenos para la Colonia de Montaña del Ayuntamiento de Barcelona: Joseph María Badia, de Berga, en la entrada de los Nacionales fue detenido pasado por consejo de Guerra y fusilado en el castillo de Montjuïc; el de Barcelona, Dr. Jaime Aguadé Miró, murió en el exilio en México en 1943. Dicen que el director de la colonia permanente del Ayuntamiento de Barcelona, también fusilado en Montjuïc, versión que esta por corroborar.
Vidas destruidas, vivencias pedagógicas.
Lo que volvió a Montjuïc, unas vidas para ser fusiladas en el castillo de Montjuïc y vivencia pedagógica para ser vendidos en lo que llamaríamos un vergonzoso despojo. En 1939 los libros en castellano, censurados por los nacionales, y los libros en francés, ingles sueco y catalán de las bibliotecas de las escuelas de mar y montaña, cargados en camiones militares llevados al pueblo español de Montjuïc para ser vendidos como papel a siete céntimos el kilo.
Análisis:
Siguiendo un análisis histórico de los hechos, es el Ayuntamiento quien tiene que pedir al estado español la restauración de la Torre, pero ante el ciudadano, es el Ayuntamiento quien tiene que restaurar lo que recibió en 1931 como símbolo de restauración histórica, teniendo en cuenta que el donante, Suecia, ha mantenido y mantiene un papel destacado en la arena internacional y su compromiso por causas internacionales.
La deuda moral o el simbolismo de reparación histórica, la deuda del estado español originado por una guerra, lo dejo claro en la reflexión, escrita en la petición ciudadana del 2005. Pero hay una deuda significativamente moral y como símbolo de recuperación histórica es el del Ayuntamiento al tratarse de un patrimonio de la Ciudad de Barcelona. El Ayuntamiento, por intermedio de todos sus políticos, tiene esta deuda moral para con sus ciudadanos, restaurar el patrimonio que fue y es memoria de la ciudad de Barcelona.
Cuando el patrimonio proviene de un estado amigo de derecho, solidario y receptivo a otras cultura, un vigoroso país con un gran compromiso por causas internacionales, en este caso concreto para con Catalunya, como fue la labor de quien fue ministro y embajador Sr. Carl IvanDanielsson, uno de los que gestionó y apoyó, con Albert Wingvist, la donación en consulta con su rey Gustavo V. El interés sueco por el resto del mundo se ha expresado en un compromiso internacional, ya puesto en relevancia en las gestiones llevadas desde el día 31 de diciembre de 1923 cuando la delegación de España en Estocolmo invitaba a la exposición y el 16 de septiembre de 1930, con la frase de Albert Wingvist cuando se dirigía al Ayuntamiento y le decía: “ conocedores de la loable labor cultural que realiza en beneficio de los escolares barceloneses la delegación municipal de cultura nos consideramos muy loables si quisieran aceptar la oferta que le hacemos”, para unos años después Carl Ivan Danielsson emprender una labor humanista sin precedentes ante el mundo, firmando modestos pasaportes que eran en realidad certificados a la vida de valor incalculable, para el rescate de miles de seres humanos. El compromiso de Suecia con el mundo en la participación en acciones por la paz en conflictos internacionales. Suecia ha actuado de manera enérgica y provocativa, se le ha llamado “Conciencia del Mundo”; un epíteto que puede tomar connotaciones elogiosas o peyorativas. El premio dado en el salón de Cent del Ayuntamiento de Barcelona por la Asociación para las Naciones Unidas en España, 2004, premio de la paz que se le otorgó al Sr. Hans Blix, ex-jefe de los inspectores de la ONU, Blix arremetió contra los “Bastardos” del gobierno estadounidense que le calumniaron para menoscabar su labor. Hay que tener muy en cuenta estas buenas relaciones internacionales y fortalecerlas para generaciones futuras, ya que en la arena política internacional Suecia ha defendido valores como la Paz, la estabilidad y la humanidad, por lo que aquí estamos hablando no de un proyecto más sino de una identidad Sueca – Catalana forjada por verdaderos humanistas tanto catalanes como suecos.
Como dice Lars Westman escritor y periodista: “La Torre no es una de !kitsch!, es patrimonio de todos los barceloneses, es memoria histórica, cultural y es tarea de todos recuperarla” Reitero Suecia tiene una historia que contar en la ciudad condal y el libro, por ahora en idioma sueco, que pronto saldrá al público joven es solo el inicio.
Adjunto respuesta del Ministro Bono y el Secretario del Ministro Carlos Urtubey Vaquerizo, luego silenciado por la embajada sueca en Madrid. (No era digno que un súbdito sueco pretendiera abrir heridas de la Guerra Civil Española) En el escrito al ex-ministro José Bono, fechado el 6 de marzo de 2006 en el que describo muy detalladamente la función del pabellón, desde 1933 hasta el 1962, esplendida construcción de madera y su utilidad entre otros de logística que prestó al Ejercito hasta el día de su demolición.


La Cabaña sueca en el central Park de New York (Swidish Cottage Marionette Theatre), construida en 1887, hasta la actualidad se encuentra en perfecto estado de conservación, aun cuando se encuentra bajo periodos de inviernos o veranos extremos. Van 127 años, en la actualidad presta una actividad creativa infantil. En muchas poblaciones de Suecia hay edificaciones de madera casas, torres, campanarios y hasta establos que superan los 500 años de existencia. Respetuosamente invito al Concejo Municipal a que conozcan el mundo de la cultura en la construcción de madera, poco conocida en Catalunya.
 
Denuncio estos hechos ante la mentira, para que se sepa la verdad. Han pasado 39 años en esta democracia, tiempo más que suficiente para reflexionar sobre lo que verdaderamente ocurrió con el Pabellón y la Torre patrimonio de los barceloneses. La publicación en Suecia del primer libro sobre la torre en en idioma sueco, luego en castellano y catalán, y publicarlo en Catalunya es en memoria de las jóvenes que estudiaron en 1933 al 1936 en la colonia permanente de Montaña del Ayuntamiento de Barcelona. Educación Universal, Laica, Libre, y Gratuita.
Este trabajo a la Verdad lo publicara en el Blog de la Torre http://swedentowerbarcelona-jaironarvaez.blogspot.com/


Estocolmo julio 14 de 2014
Coordinador propuesta ciudadana desde el 2005