Monday, December 18, 2006

SIN LA REFLEXIÓN NO HAY UN CAMINO HACIA LA DEMOCRACIA

RUEGO: UN ACTO DE REFLEXIÓN AL MINISTERIO
DE DEFENSA DEL ESTADO ESPAÑOL

En 1962 durante 105 días, 32 voluntarios que prestaban el servicio militar de la antigua caserna de Berga. Ejercito del este Comandancia Militar (antiguo grupo escolar permanente del Ayuntamiento de Barcelona) desmontaban el pabellón de Suecia patrimonio cultural donado por el estado y el rey de Suecia al ayuntamiento de Barcelona al finalizar la exposición universal de 1929. Terminada la labor de los voluntarios del regimiento militar, es con honores de trompeta despedida la ultima carga de madera con dirección a Barcelona para su venta, perdiéndosele el rastro.

En los documentos del Archivo Nacional de Suecia y debidamente clasificados y traducidos al español informa el Comisario de la Exposición, Sr. Albert Wingvist, que al finalizar la exposición de Barcelona de 1929, tenía sobre su mesa cuatro propuestas de empresas de la construcción deseosas de comprar el Pabellón para reutilizar la madera en construcción de edificios del ensanche de Barcelona, y dos empresas del textil una de Tarrassa y la otra en Sabadell, empresas que utilizarían el pabellón como nave dentro de sus respectivas fábricas.

En la documentación se desprende que las autoridades suecas de la época tenían otros fines con el Pabellón y la Torre, lo cual lo dejaron patente en su donación efectuada por el estado y el rey de Suecia al Ayuntamiento de Barcelona el día 16 de septiembre de 1930 y el 5 de febrero de 1931 cuando se formalizó en cesión plenaria del Concejo Municipal, el Comisario General de Suecia, Albert Wingvist, daba posesión de dicho Pabellón y consigo la Torre al Ayuntamiento de Barcelona pasando a formar parte del Patrimonio Municipal de Barcelona.

Hoy en día 44 años después del expolio de este valioso patrimonio cultural los ciudadanos suecos residentes en Barcelona y amigos / as de la Torre de Suecia, reivindican sea restaurada la torre de Suecia en Montjuïc. Desde la petición ciudadana del 20 de octubre de 2005. Todos los días una “fusta” (madera en Catalán) y no parar hasta el día de la inauguración. La aparente frase y petición ciudadana tiene su fundamento en el concepto de democracia que manejamos, como ciudadanos y en una participación cívica dentro de un Ayuntamiento democrático y moderno como es el de Barcelona, crea oportuno plantear el debate de la participación cívica en la gestión municipal.

Creando un precedente democrático. El legado cultural dejado por aquellos políticos que apostaron por la apertura democrática vivida terminada la dictadura del general Primo de Ribera. Hoy en día sin la reflexión no hay un camino hacia la democracia. Con la restauración de la Torre en Montjuïc podremos hablar de democracia a nuestros hijos y hablarles de progreso y desarrollo que aportan estos nuevos políticos del siglo XXI también hemos de explicar y justificar muchas conductas y lo más necesario hoy es su consideración como una forma ética de vida colectiva.

Jairo Narváez
Coordinador de la petición ciudadanaBarcelona 14 de diciembre de 2006

barcelona@jaironarvaez.com

Monday, August 14, 2006

VÄLKOMEN - BENVINGUTS - BIENVENIDOS

Tornets Vänner för Fred och Samarbete
Amics de la Torre Per a la Pau i la Cooperació
Amigos/as de la Torre para la Paz y la Cooperación
Arkitekt Peder Clason (1894 - 1956)
MONTJUÏC - BARCELONA


Monday, August 07, 2006

Inauguración de la Institución Pedagógica del Ayuntamiento de Barcelona en el “Pabellón de Suecia” 1933.

El Grupo Escolar Permanente del Ayuntamiento de Barcelona, de montaña, se inauguró el 18 de junio de 1933, con asistencia de la banda municipal de Barcelona que dirigía el maestro Joan Lamote de Grignon, que ejecutó los himnos nacionales de Suecia y de la Republica España. Presidía el acto las banderas de Catalunya, el Ayuntamiento de Barcelona, de la Republica España y de Suecia. Los edificios de la colonia lucían colgaduras y banderas de todos los países.

Un domingo del mes de junio de 1933 se celebró en Berga, la inauguración oficial de los edificios que el Ayuntamiento de Barcelona había construido en aquella ciudad pirenaica para dar cabida a una colonia escolar permanente para 300 niñas de Barcelona, el grupo de edificios consta del pabellón de Suecia, tuvo en la Exposición Internacional de Barcelona en 1929 y donado por el Rey y el gobierno sueco, pabellón que seria utilizado para aulas con un espacio polivalente cubierto para ejercicios físicos, teatro etc. En el medio de esta aula se encontraba una reproducción a escala de La Victoria de Samotracia tallada en madera, las paredes del aula colgaban grandes cuadros también de madera hechos en relieve con motivos y alegorías a la niñez y la juventud; un edificio de tres plantas y semisótano, destinado a dormitorios, comedores y servicios higiénicos, y un tercer pabellón para elementos docentes y personal de servicio.
La colonia levantada al pié del parque de la ciudad, en la falda de la montaña del Queralt, ocupaba una extensión de 37 mil metros cuadrados con grandes espacios destinados a jardín, campos de experimentación agrícola y deportes, la torre que acompañaba a el pabellón de Suecia fue desplazada a un descampado, no prestó ninguna utilidad didáctica excepto guardar las herramientas de jardinería, y abonos de tierra.
Al acto inaugural asistieron trasladándose de Barcelona el Sr. Pere Comas i Calvet en representación del Alcalde de Barcelona, el presidente de la Comisión de Cultura de Barcelona, Sr. Dr. Juaquim Xirau Palau, el Visé-Cónsul de Suecia Sr. Emil Gustaf Beckman, Regidores Señores: Joaquim Ventalló i Vergés, Frederic Brasó i Villaret, Joan Griso i Descàrrega, , Mateo, Pla, Escofet, Samblancat, Sánchez Silva, Ruiz, y Marlés junto con otros funcionarios de la Comisión de Cultura de Barcelona. El teniente de Alcalde de Hospitalet Sr. Frontera en nombre de la Federación de Municipios de Catalunya y otros miembros de la administración. La asesoría Técnica de Cultura, Sr. Manuel Ainaud y en el Arquitectónico, el Arquitecto jefe de construcción escolar Sr. Josep Goday, el medico higienista de la comisión de cultura Dr. Mías y representantes de la prensa barcelonesa.
Fueron recibidos por las autoridades locales con el Alcalde Sr. Josep M. Badia, El Juez de Intrusión Sr. Luis de la Torre, miembros de seguridad y representantes de otros municipios de la comarca, la directora de la colonia, Sra. Mercedes Deola, los maestros y maestras de la población, y el Sr. Félix Martí Alpera y la Sra. Rosa Sensat, del Patronato Escolar.
Después de una recepción en la casa consistorial fué organizada a las doce de la mañana una comitiva en la que figuraba las niñas de la colonia escolar. La Banda Municipal de Barcelona y autoridades que se dirigió a los pabellones de la colonia escolar, donde ondeaban banderas entre ellas la de Suecia. En los jardines que rodean aquellos pabellones se encontraba la escultura de Apel les Fenosa,
Se celebró el acto inaugural, el Sr Badia pronunció un discurso de gratitud al municipio barcelonés, El Sr. Frontera, teniente de alcalde de Hospitalet, hizo otro tanto en nombre de la Federación de Municipios.
El Sr. Xirau, pronuncia otro en el que preconizó el laicismo de la enseñanza “ La libertad consiste en “educar” a los hombres a ser libres” El vicecónsul Sr. Emil Gustaf Beckman leyó en catalán un discurso en el que puso de manifiesto el parecido de aquellos paisajes pirenaicos con los bosques de Suecia, de donde salió la madera con la que está construida el Pabellón y la torre de Suecia para la exposición Internacional de Barcelona de 1929 y que de ahora en adelante servirá de escuela para las niñas catalanas felicitando a todas las autoridades y que como único agradecimiento a la donación que su nación ha echo a la ciudad de Barcelona pidió que en el interior de aquel pabellón se coloque la bandera de su país. “Suecia” Que recordaría siempre el origen de pabellón.
Finalmente el Sr. Comas, en nombre del alcalde de Barcelona. Dio gracias al vicecónsul de Suecia, elogiándole además por el esfuerzo de haber leído su discurso en catalán y prometió que a los niños de la colonia se les catalanizará.
Seguidamente se hizo la visita al pabellón y al edificio, recorriéndose todas sus dependencias y a las dos de la tarde se sirvió un banquete.
Por la tarde muchos de los invitados utilizaron los autos para ascender al santuario del Queralt, majestuosa sierra desde cuyas cumbres quedaron extasiados ante el magnifico panorama que se domina a una altura de 1.200 metros sobre el nivel del mar, con su Iglesia barroca de tres naves, que guarda la imagen “Nuestra Señora del Queralt” imagen policromada de finales del siglo XIII.
Algunos regresaron a Barcelona al atardecer mientras que otros aguardaron la fiesta berguedana por excelencia, un gran espectáculo folclórico de “La Patum” celebración por excelencia, al fuego, la lucha entre el bien y el mal de un origen ancestral “con raíces religiosas y profanas” donde bailan dragones, gigantes, enanos y el águila, incluye toda una serie de representaciones teatrales en calles y que cada año por Corpus renace en la plaza de San Pere, y a la cual asistió una gran muchedumbre.

Un resumen de los diferentes escritos de prensa de la época en catalán y castellano, lo que fue la inauguración de la colonia de Barcelona en 1933.

Resumen Histórico:
Este grupo escolar permanente del Ayuntamiento de Barcelona, funcionó desde 1933 hasta 1936, las familias barcelonesas fueron retirando sus hijas al comenzar la guerra civil y cuando la ocupación de la ciudad de Berga por las Tropas Moras de Regulares al mando del Teniente Coronel Sr. Pérez Viñeta, en 1939, la Torre de Suecia fue quemada ni bien las tropas ocuparon el predio, su madera utilizada para paliar el crudo invierno de los oficiales, el Pabellón con sus ocho clases donde recibían las 300 niñas barcelonesas su enseñanza y el aula fue ocupada por los militares. Funcionó primero como hospital militar y luego de centro de recreación, bar, y almacén hasta 1962, cuando fue desmontado por órdenes de la Comandancia Militar, “desconocemos los verdaderos motivos. Si la versión dada por los militares. Ministerio de Defensa del estado español en 1967. No fue caballeriza. Nadie vio entrar ni caballo o el famoso asno catalán al pabellón de Suecia, esta espléndida construcción de madera se encontraba en perfecto estado” pero sí conocemos la forma en que se llevó a cabo este expolio en 1962, el tiempo, quiénes lo hicieron con testimonios vivientes, cómo lo trasportaron, con despedida a honores de trompeta, y hacia dónde lo enviaron, perdiéndosele el rastro.
Más sobre la madera y sus propiedades en la construcción en el blog de la Torre, bitácora “Madera Sueca” de octubre 22 de 2005. En el apartado La madera une Forma y Función, Ofrece muchas Posibilidades.
¿En dónde están? Pregunto. Al Ministerio Defensa, la réplica en madera de la famosa “La Victoria de Samotracia”, de los cuadros en relieve con alegoría a la niñez y juventud, o la escultura que adornaba la entrada del pabellón de Suecia de Apel les Fenosa. “Una madre con su hija en su regazo”.

En la fotografía; en torno a la escultura en madera réplica a escala de “La Victoria de Samotracia”, políticos, funcionarios y invitados en el día de la inauguración. En el aula del pabellón de Suecia. Sobre marcado en amarillo el vicecónsul de Suecia en Barcelona Sr. Emil Gustaf Beckman.

La Victoria de Samotracia; la original tallada en piedra, descubierta en 1863 en la isla de Grecia al N del Egeo; 178 Km. y data del siglo IV a. C. se encuentra en el Museo de Louvre (París).

La Patum; recientemente ha sido Proclamada Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad en la UNESCO.

Biografía de; Emil Gustaf Beckman (1881 – 1957).
La familia Beckman de tradición empresarial, se radica en Barcelona en 1901, hasta finales de 1916. Emil Gustaf estudia en Barcelona primaria y secundaria, La familia Beckman regresa a Estocolmo en 1930, Emil Gustaf Beckman en 1930 se registra con su esposa en el Consulado General de Suecia en Barcelona, de profesión comerciante, dominaba muy bien el idioma catalán. Nació en Gotemburgo Suecia el 5 de febrero de 1881 (Göteborg) casado con Paulina, tiene un hijo en 1912 en Barcelona de nombre Johan Emil, a sus 51 años fue nombrado vicecónsul de Suecia para Barcelona, cargo que ocupa durante varios años, Emil Gustaf terminado su cargo de vicecónsul se traslada a su ciudad natal Gotemburgo donde fállese a los 76 años, el 24 de septiembre de 1957.
.

Original de Victoria de Samotracia Museo de Louvre (París)
Jairo Narváez
Gestor Comunitario
Coordinador Propuesta ciudadana 

Thursday, July 20, 2006

Senador Josep Andreu Abelló (1906-1993) y el político periodista Joaquim Ventalló (1899-1996) reivindicaron el patrimonio barcelonés en 1979


El Ayuntamiento ha de recuperar la Torre del Pabellón de Suecia de 1929 y el Ministerio de Defensa restaurar la Torre del Pabellón de Suecia en Montjuïc.

Recién restaurada la democracia en España 1979 varios políticos de la época que habiendo estado en el exilio reivindicaron las colonias de alta montaña. Políticos como Joaquim Ventalló quien fuese concejal del primer Ayuntamiento de Barcelona de la Republica y teniente de alcalde de cultura, o el senador por Barcelona Josep Andreu Abelló, quien el 20 de noviembre de 1979 haciendo uso de su derecho a la formulación de preguntas a la Mesa del Senado, al amparo del articulo 129-2 del reglamento de la Cámara Alta, había expuesto que el Ayuntamiento de Barcelona había creado en la ciudad de Berga una colonia de montaña para acoger trescientas niñas barcelonesas con motivo de haberle sido hecha por el Gobierno y el Rey de Suecia la donación de su pabellón y la torre de la exposición Internacional de 1929 “exclusivamente destinado a la obra de las colonias escolares” cuya inauguración tuvo lugar, el 18 de junio de 1933 y presto un gran servicio a las niñas escolares de Barcelona, hasta que el 29 de enero de 1939 el Ejército convirtió el recinto escolar en cuartel, con grave perjuicio para la cultura. El senador Josep Andreu Abelló añadía: “se pregunta: ¿ Cuándo va a devolver el Ministerio de Defensa, el edificio mencionado para que el Ayuntamiento de Barcelona pueda reemprender la obra cultural que tanto beneficiaba a las niñas asistentes y adornaba de singular prestigio a la Corporación Municipal de Barcelona? Y ¿Serán por cuenta del Ministerio de Defensa los gastos y obra para acondicionar el recinto a sus primitivos fines?
La respuesta que le fue dada al Senador Andreu Abelló en 1979 por la Presidencia del Gobierno bajo el membrete “Relaciones con las Cortes” trasladándole la contestación puesta a la firma del ministro de Defensa por los funcionarios de la Administración empieza diciendo: “ En la ciudad de Berga, efectivamente el Ejército de Tierra tiene unas instalaciones militares que vienen siendo ocupadas por el Batallón de Cazadores de Montaña Barcelona 63, en posesión quieta y pacifica, sobre unos terrenos cuya titularidad registrada al ejército pertenece... Según escritura de 21 de junio de 1924” y añade que según dicha escritura “El Ejército ordenó la redacción de un proyecto de acuartelamiento, cuya construcción no llegó entonces a iniciarse, muy probablemente por motivos económicos. Por Real Orden de la Dirección General de Instrucción y Administración de 23 de octubre de 1929 la finca citada fue cedida en usufructo a la Delegación de Hacienda de Barcelona, según Acta de entrega y recepción formalizada el 3 de enero de 1930”.

O sea que a partir de enero de 1930 estos terrenos que el Ejército poseía desde junio de 1924 la tenia en usufructo la Delegación de Hacienda de Barcelona, y cuando el 2 de enero de 1932 para poder crear el Ayuntamiento barcelonés la colonia escolar de alta montaña en ellos, con ocasión de la donación de su Pabellón y la Torre efectuada en nombre de su Gobierno y Rey por el comisario general de Suecia en la Exposición Internacional de Barcelona Albert Wingvist, los Alcaldes de Barcelona y de Berga, Jaume Aguadá y Josep Maria Badia, respectivamente, firman la escritura de cesión de estos terrenos 35.500 metros cuadrados que el Ayuntamiento de Berga cede al de Barcelona, ni la Delegación de Hacienda barcelonesa, ni el Ministerio de la Guerra de la Época protestan y dicen esta boca es mía.

Entonces el Ayuntamiento de Barcelona construye su Escuela para trescientas niñas con un prosupuesto de 617.475 pesetas de 1932 cuyas obras empiezan el 14 de agosto de dicho año, y ella se inaugura el 18 de junio de 1933. Y en el Pabellón donado por Suecia es colocada la bandera de Suecia a la demanda del Vicecónsul Sr. Gustaf Emil Beckman que en el acto de la inauguración pronuncio su discurso en catalán y la banda municipal barcelonesa bajo la dirección del maestro Lamote de Grignon. Ejecuta los himnos nacionales de Suecia y de España.

Todo ello es ignorado por los redactores a la respuesta dada a la demanda del Senador Andreu Abelló que le ponen a la firma del ministro de Defensa lo siguiente: “Es, por aquellos años, con ocasión de la Exposición de Barcelona inaugurada el 14 de mayo de 1929, la representación de Suecia construyó un Pabellón de madera, y al clausurarse la Exposición, parece ser que fue donado al Ayuntamiento de Barcelona que lo envió a Berga. Este Pabellón de madera con el tiempo se fue deteriorando hasta que, aproximadamente en el año 1964, su lamentable estado dio origen a que se procediera a su demolición”.
“Parece ser” pues, que el Ayuntamiento de Barcelona “lo envió” a Berga. Y claro, cuando la ocupación de la ciudad de Berga por las Tropas Moras de Regulares al mando del Teniente Coronel Don. Pérez Viñeta, la Torre de Suecia fue quemada ni bien las tropas ocuparon el predio su madera utilizada para paliar el crudo invierno de los oficiales, el Pabellón con sus ocho clases donde recibían las 300 niñas barcelonesas su enseñanza y el aula, “fue destinado según la versión del Ejército a cuadra de caballos y naturalmente la madera con las haces de las caballerías se pudrió a lo largo de los años”
En mi escrito dirigido al ex ministro José Bono, fechado el 6 de marzo de 2006 describo muy detalladamente la función del Pabellón, desde 1933 hasta 1962 espléndida construcción de madera y su utilidad entre otros de logística que presto al Ejército hasta el día de su demolición.

Complicaciones administrativas
“En el año 1948, el 2 de julio se otorgó en la ciudad de Berga un documento entre representantes de la Delegación de Hacienda de Barcelona y el ejército mediante el que se formalizó la reversión de la posesión del inmueble en favor del Ministerio del Ejército cesando la Hacienda en el usufructo de la finca primeramente antes descrita”.
Esto ya es mucho más grave. En estos terrenos que se dice pertenecientes al Ejército desde 1924 y que los había cedido en usufructo a la Delegación de Hacienda no tenía ningún INMUEBLE. El inmueble, la escuela, y el pabellón de Suecia, lo había construido a su coste en 1932 –33 el Ayuntamiento de Barcelona, y era y es parte de su patrimonio municipal. Pero de este inmueble, de la Escuela y su equipamiento apropiada para ser utilizadas como cuartel desde 1939, de su devolución no se dijo nada, como tampoco se dice nada de las obras de arte cuadros y esculturas, una reproducción en escala de Victoria de Samotracia en madera o la escultura ubicada al frente del pabellón de Apel les FENOSA. Lo que sí sabemos fue a donde fue a parar los libros de la biblioteca de estas escuelas, libros en castellano censurados por los nacionales, en francés, ingles, sueco y catalán fueron cargados en camiones militares llevados al pueblo español de Montjuïc en 1939 para ser vendido como papel viejo a siete céntimos el kilo.

La respuesta negativa dada al Senador Andreu Abelló, que pedía en 1979 la devolución del edificio-Escuela y el Pabellón de Suecia, que levanto, a su coste, el Ayuntamiento de Barcelona expresamente para las niñas escolares, que de hecho de haber sido convertido en cuartel representa que en cincuenta y cuatro años (1939 – 1993) no pudieron beneficiarse de ella cerca de dieciséis mil doscientas alumnas. Los alcaldes que firmaron la cesión de los terrenos de Berga para escuela y su aceptación por parte del Ayuntamiento de Barcelona, desgraciadamente no pueden aportar su testimonio. El de Berga José Maria Badia, a la entrada de los “nacionales” fue detenido pasado por un concejo de guerra y fusilado en Montjuïc por “rojo” El de Barcelona Jaume Aguadé Miró, murió en el exilio de Méjico en 1943. Todos los concejales de Barcelona que fueron testimonio de aquella cesión legal de terrenos, han fallecido, la mayoría en el exilio, el director de la colonia permanente del Ayuntamiento de Barcelona, una semana después de recibir el escrito del Ejército del Este Comandancia Militar es fusilado en Montjuïc. Cito el escrito: “ Por necesidades urgentes del servicio ha tenido a bien ordenar sea habilitado para hospital militar el Pabellón de Suecia, que forma parte del Grupo Escolar Permanente del Ayuntamiento de Barcelona, y en virtud de órdenes telegráficas del jefe de este Ejército, el cual se halla deshabitado. Berga a 16 de enero de 1939 Comandante Militar el Segundo Jefe, Firma y acompaña sello” los únicos testimonios que en la actualidad contamos son, con las personas que prestaron el servicio militar en Berga, durante los años cincuenta y comienzos de los sesenta y ninguno de estos señores que recuerde vio entrar ni caballo o el famoso Burro catalán al pabellón de Suecia.

En los libros de actas de los dos Ayuntamientos han de constar las cosas como se desarrollaron, que en aquella época, la Administración por parte de la Delegación de Hacienda de Barcelona, y el Ministro de Guerra de entonces, desvirtuaron los hechos.

Denuncio estos hechos para que se sepa la verdad, pero ante la contestación de negativa de 1979 dado por el Ministerio de Defensa al Senador Andreu Abelló, (1906 – 1993) cuyos términos esenciales y sorprendentes he trascrito, como lo hizo en su día Joaquim Ventalló, (1899 – 1996) escritos en La Vanguardia, este Gestor Comunitario Jairo Narváez a tomado el relevo de la petición de Senador Josep Andreu Abelló, 27 años después. En aquellos meses de la nueva democracia parece que todavía no había madurado en la conciencia de muchos funcionarios y políticos que continuaron ocupando sus puestos los mismos que durante la dictadura.

Han pasado 27 años de esta nueva democracia, tiempo suficiente para reflexionar sobre lo que verdaderamente ocurrió con el Pabellón y la Torre de Suecia patrimonio de los barceloneses y todos los españoles.
Los amigos /as de la Torre de Suecia y la colonia Sueca en Barcelona, reivindicamos sea restituido la Torre del pabellón de Suecia de 1929 en Montjuïc, devolución por parte del Ministerio de Defensa, pura y simple sin más.

Jairo NarváezCoordinador de la Petición Ciudadana
Gestor Comunitario
Barcelona 10 de julio de 2006
barcelona@jaironarvaez.com

Thursday, July 13, 2006

Olof Palme 1976, Ejemplo de Democracia y Solidaridad


Un Ejemplo de Democracia y Solidaridad

El ejemplo, de democracia y solidaridad del ministro Olof Palme en 1976 Estocolmo. La social democracia sueca, su partido se enfrento a ese giro ideológico hacia la auto determinación y el derecho de libertad, del pueblo Español. Han pasado 27 años de la nueva democracia y la colonia de Suecia en Barcelona con los amigos/as de la torre, reivindican la restauración de la Torre de Suecia de 1929 en Montjuïc, patrimonio cultural donado por el estado sueco en 1930, al Ayuntamiento de Barcelona.

“En Defensa del Patrimonio Cultural de Barcelona Torre de Suecia de 1929 en Montjuïc”
.
Olof Palme en una fotografía que dio la vuelta al mundo: haciendo recolecta por la liberación de los Españoles.
barcelona@jaironarvaez.com 

Friday, June 30, 2006

VÄLKOMEN - BENVINGUTS - BIENVENIDOS

Tornets Vänner för fred och Samarbete
Amics de la Torre Per a la Pau i la Cooperaciò
Amigos/as de la Torre para la paz y la Cooperación
MONTJUÏC - BARCELONA

Saturday, May 20, 2006

El Ministerio de Defensa

EXMO. Sr. José Bono, Ministro de Defensa Madrid

EXMO. Sr. José Bono
Ministro de Defensa
MADRID


Exmo. Sr. Ministro:
Con la Presente le remito copia de la Petición Ciudadana en la que la colonia sueca residente en Barcelona y tras diversos contactos con los grupos políticos del Ayuntamiento de Barcelona, hemos fraguado el compromiso municipal de incluir la restauración de la Torre de Suecia que acompañaba al Pabellón de Suecia en la Exposición de 1929 en el nuevo plan director de la montaña de Montjuïc.

Como símbolo de recuperación histórica es nuestra obligación el informarle de la memoria histórica que saldrá a luz, con la debida documentación recopilada del Archivo Nacional del Estado de Suecia y los documentos recopilados en Barcelona, se publicará un libro en idiomas catalán, sueco, ingles, y español donde se narrará con detalles lo acontecido con la historia del Pabellón y la Torre de Suecia, desde 1923 hasta nuestros días.

Siguiendo un análisis histórico de los hechos, lo acontecido en el invierno de 1961 a 1962 en la comandancia del Ejército del Este Comandancia Militar de Berga, mandó a desmontar el Pabellón de Suecia según los testimonios de ciudadanos que en aquellos años prestaban el servicio militar se les designó el trabajo a 32 voluntarios. Desmontaron el Pabellón (el pabellón tenia una superficie construida de 1.275 m² y toda su construcción era de madera, interior como exterior y suelos) durante varias meses de trabajo y fueron miles de metros cúbicos de madera la que se almacenó para luego ser transportada en la línea del tren de las minas de carbón de la región, usando los vagones de carga para el transporte de ganado con dirección a Barcelona. La madera fue vendida y el dinero pasó a las arcas del Ministerio de Defensa. Durante la Comandancia del Teniente Coronel Don. Joaquín Urbano Rubio.

La Torre tuvo peor suerte, fue destruida durante la guerra civil española, su madera utilizada para paliar los crudos inviernos cuando los militares ocuparon el Grupo Escolar de BCN.

En los documentos del Archivo Nacional de Suecia y debidamente clasificados y traducidos al español informa el Comisario de la Exposición, Sr. Albert Wingvist, que terminada la exposición de Barcelona de 1929, tenía sobre su mesa cuatro propuestas de empresas de la construcción deseosas de comprar el Pabellón para reutilizar la madera en construcción de edificios del ensanche de Barcelona, y dos empresas del textil una de Tarrassa y la otra en Sabadell, empresas que utilizarían el pabellón como nave dentro de sus respectivas fábricas.
La empresa de Tarrassa del textil compró una centralita de teléfonos de la empresa Ericsson, “centralita que fue expuesta durante la exposición”, se vivían momentos de modernismo de comienzos de silo XX, Ericsson vendió terminada la exposición a la Casa Real de España unos teléfonos de última tecnología que el mismo rey Alfonso XIII quería utilizar ya que en la demostración vivida en la inauguración del Pabellón de Suecia, el Rey quedó encantado con el nuevo artilugio telefónico de la época, (la centralita telefónica comprada por la empresa del textil está hoy en día en el Museo de la Ciencia y de la Técnica en Terrassa)

En esta documentación se desprende que las autoridades suecas de la época tenían otros fines con el Pabellón y la Torre, lo cual lo dejaron patente en su donación efectuada por el Estado de Suecia al Ayuntamiento de Barcelona el día 16 de septiembre de 1930 y el 5 de febrero de 1931 cuando se formalizó en cesión plenaria del Consejo Municipal, el Comisario General de Suecia, Albert Wingvist, daba posesión de dicho Pabellón y consigo la Torre al Ayuntamiento de Barcelona pasando a formar parte del Patrimonio Municipal de Barcelona.

En el escrito enviado por el Ejército del Este Comandancia Militar de Berga al director de la Colonia Escolar Permanente del Ayuntamiento de Barcelona, Berga el 16 de enero de 1939- Cito: “Por necesidades urgentes del servicio he tenido a bien ordenar sea habilitado para Hospital Militar el Pabellón de Suecia, que forma parte del grupo escolar permanente del Ayuntamiento de Barcelona, y en virtud de órdenes telegráficas del Jefe de este Ejército, el cual se halla deshabitado”. Comandante Militar el 2° jefe firma y sello. Este documento deja constancia de que se conocía muy bien la procedencia del Pabellón y a lo que estaba destinado. Unas semanas después del escrito es fusilado el director de la Colonia Escolar de Montaña en el Castillo de Montjuïc.

Adjunto copia del documento, fotografías de la época y recorte de prensa.

Los Amigos/as de la Torre pedimos: Una petición de reflexión sobre los hechos acontecidos durante el tiempo que bajo la Comandancia Militar de Berga el legado del Estado de Suecia para fines culturales fue expoliado. A tal efecto me permito sugerirle, como ciudadano, y si ello es posible en su agenda, aceptase el Sr. Ministro la invitación el día de la restitución de la Torre de Suecia en Montjuïc.

Mucho le agradeceríamos que desde aquella instancia de su digno Ministerio que Vd. estimare, se hiciere todo lo posible por restituir la Torre de Suecia dignamente, patrimonio de todos los barceloneses y españoles. – lo propio se está haciendo desde el Ayuntamiento de Barcelona.
Sería un honor poder contar con la asistencia de V.E. el día de la restitución, constituirá, como antes le he puesto de manifiesto, una ocasión excelente para poder profundizar en las relaciones con un vigoroso país como es Suecia y con un gran compromiso por causas internacionales a través del excelente marco que ofrece este momento en la historia de Cataluña la restauración de la torre de Suecia en Montjuïc. “Amigos/as de la Torre por la Paz y la Cooperación”.
En espera de su noticia me reitero de V.E. atto. y s.s.


Jairo Narváez
Coordinador de la Petición Ciudadana
Gestor Comunitario

barcelona@jaironarvaez.com
http://swedentowerbarcelona-jaironarvaez.blogspot.com/

Paseo Manuel Girona 44 1-3
08034 Barcelona
Barcelona 6 de marzo de 2006

Thursday, March 30, 2006

BENVINGUTS - BIENVENIDOS - VÄLKOMMEN

Amics de la Torre per a la Pau i la Cooperació
Montjuïc - Barcelona
Fotografía de 1929

Wednesday, February 15, 2006

Montujïc Recuperará la Torre del Pabellon Sueco de la Expo del 29

El Periódico

La Montaña Olímpica El plan de usos


La obra original, de madera, fue llevada a Berga tras la muestra y destruida en los 60
La réplica estará junto al futuro Museu Olímpic, muy cerca de ubicación inicial

ALBERT OLLÉSBARCELONA
La montaña de Montjuïc vol­verá a albergar la Torre de Suecia, un monumento de _ madera construido en 1929 motivo de la Exposición Internacional de Barcelona y desmontado tras el certamen, según confirmaron ayer fuentes municipales. Una réplica de la singular obra, ubicada originalmente en los alrededores del Estadio Olímpico, detrás del Palau Nacional, será erigida junto al futuro museo Olímpico, muy cerca de la primera ubicación.
La iniciativa parte de una pro-puesta de la colonia sueca residente a ciudad que. tras diversos con­tactos con el ayuntamiento, ha fraguado en el compromiso municipal de incluir su restauración en el nuevo plan Director de la Montaña de Montjuïc, que está elaborando Barcelona de Serveis Municipals (BSM). técnicos de esta empresa pública y del área de urbanismo se reunieron ayer para estudiar la financiación de la obra a través de acuerdos con empresas, qué uso se le dará y qué punto se coloca ante la imposibilidad de erigirla en su antiguo emplazamiento, ocupado tras la remodelación del Estadi Olimpic.
Fuentes de BSM avanzaron a este diario que la opción decidida inicialmente es la de desplazar la torre al otro lado del estadio, en un espacio ubicado frente al nuevo Museu Olímpic, que se inaugurará en el 2007 entre el paseo Olimpic y la ave­nida del Estadi.
La reunión de ayer coincidió con una pregunta formulada al respecto por el grupo municipal de CiU en la comisión de cultura del ayunta­miento, en la que el concejal socialista Ferran Mascarell confirmó las negociaciones.

La torre, piramidal, de base trian­gular y hecha con madera, estaba re­matada por tres anillos y tenía tres coronas en sus costados, en repre­sentación del escudo de Suecia. La obra estaba ubicada junto al pabe­llón del país nórdico, uno de los más grandes de la exposición, estaba di­señada por el arquitecto Peder Clason y construida -también en made­ra- en forma de caja de cerillas. Am­bos elementos fueron donados a la ciudad por el gobierno escandinavo, pero no se quedaron en Barcelona.
INSTALACIÓN ESCOLAR / POCO después de la exposición se desmontaron y se reconstruyeron en la población de Berga, donde el pabellón albergó una escuela hasta la guerra civil. El conjunto fue derruido a principios de la década de los 60.
La Torre de Suecia seguirá así los pasos del pabellón alemán de la ex­posición de 1929, obra del célebre arquitecto Ludwig Mies van der Ro­ñe, desmontado tras la muestra bar­celonesa y reconstruido en 1986 por iniciativa municipal.
La Asociación de Amigos de la Torre de Suecia de Barcelona, promotora de la idea, propone instalar en el edificio un centro de encuentro de los suecos residentes en la ciudad y de intercambio cultural.
Este proyecto se suma al de recuperar otro monumento erigido en Montjuïc, en 1919, las Quatre Columnas de Puig i Cadafalch, que fue destruido durante la dictadura de Primo de Rivera. La réplica de esta obra será incluida en el plan de usos de la montaña, aunque aún carece de emplazamiento decidido.

La Iniciativa (Fotografía)
Fotografía aérea de la exposición Internacional de 1929
Futuro emplazamiento de la Torre Reconstrucción de la Torre.


Miércoles 15 de febrero se 2006 Cosas de la Vida GRAN BARCELONA paginas 47 y 48 El Periódico (en Castellano)
barcelona@jaironarvaez.com
Jairo Narvaez 

Sunday, February 05, 2006

Acuarela de Peder Clason Torre de Suecia
Benvingut - Välkommen
.
Amics de la Torre per a la Pau i la Cooperaciò
Montjuïc
Funcionalismo - Sueco

Jordi Pujol


Barcelona, 19 de enero de 2006


Sr. Jairo Narváez
Gestor Comunitario
Town Twinning
Apartat de Correus 5507
08080 BARCELONA


Distinguido Señor,

En primero lugar, le quiero pedir que me disculpe por haber tardado en contestar su carta presentada el pasado día 14 de noviembre sobre la petición ciudadana de recuperar la Torre de Suecia de la Exposición de Barcelona de 1929.

En este sentido, estoy al corriente que recientemente han sido recibidos por el Hble. Sr. Xavier Trias, y soy conocedor de la carta de apoyo que el 19 de diciembre en Trias le envió al Alcalde Joan Clos.

Por mi parte, y tal y como ya le hizo saber la Sra. Carme Alcoriza, el día 23 de diciembre le hice llegar a la Vicecónsul de Suecia en Barcelona, la Sra. Weijnitz, un correo electrónico con relación a esta torre de la Exposición Universal de 1929.

Y por último, no me queda más que reiterar que cuentan con todo mi apoyo, deseando y confiando que su petición sobre la Torre de Suecia será atendida como se merece. En todo caso, los esfuerzos del Sr. Trias y el mío van por este camino.

Cordialmente,
.
Firma Jordi Pujol
barcelona@jaironarvaez.com

En Nombre de Todos los Amigos/as de la Torre de Suecia

Quiero dar una orientación de reflexión solidaria a la “Petición Ciudadana” presentada el 20 de 0ctubre de 2005 al Ayuntamiento de Barcelona Consejo Municipal

La Propuesta de Petición Ciudadana parte de la reivindicación de un patrimonio cultural, por ello se le denomina “En Defensa del Patrimonio Cultural de Barcelona Torre de Suecia de 1929 Montjuïc”.
Memoria histórica:
Suecia tiene una historia que contar en la ciudad Condal. Según la investigación de los documentos del Archivo Nacional de Suecia en la ciudad de Estocolmo desde 1923 hasta 1931, documentos debidamente clasificados. El 31 de diciembre de 1923, la delegación de España en Estocolmo invita a la Exposición Internacional de Industrias Eléctricas que se inauguraría en Barcelona el 12 de octubre de 1926 hasta el 1 julio de 1927.
El Ministro de Asuntos Exteriores de Suecia, Le Barón E. Marks von Würtemberg, remitió la invitación a la Dirección Nacional de Comercio y al Real Comité Consultivo de Asuntos Exteriores de Suecia, el 8 de enero de 1924, después de pasar por varios tramites e informes como el de la Academia de Ciencias e Ingeniería. El Consejo de Comercio Exterior de Suecia remite el informe a favor de participar en la Exposición Internacional Industrias Eléctrica que se llevará a cabo en la ciudad de Barcelona del 12 de octubre de 1926 al 1 de Julio de 1927. El 29 de septiembre de 1924 el ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia da respuesta a la invitación entregada en Estocolmo el 31 de diciembre de 1923 al Ministro de Asuntos Exteriores en Madrid.

Con toda probabilidad Suecia fue uno de los primeros países en contestar la invitación (nueve meses después).

Pero ¿por qué en Barcelona? Pues no por casualidad. El impulso de la Mancomunidad, creada por Enric Prat de la Riba en 1914 y en aquel momento presidida por el Doctor en Ciencias Físicas, Matemáticas y afamado arquitecto Josep Puig i Cadafalch, había traspasado fronteras. La idea propuesta por Puig i Cadafalch encontró un magnífico valedor en la persona de Francesc d’Assís Mas, uno de los dirigentes de la institución empresarial Fomento del Trabajo Nacional.

La Academia de Ciencias e Ingeniería de Suecia seguía muy de cerca los cursos Monográficos de altos Estudios y de Intercambio, dirigidos por Rafael de Campalans, ingeniero y pedagogo y director de la Escola del Treball de Barcelona y la visita del premio Nóbel de Física de 1921 Albert Einstein a Barcelona en febrero de 1923, acontecimiento para la ciudad de Barcelona, no sólo desde el punto de vista científico cultural, sino también desde el ideológico, el urbanístico y el arquitectónico, se gestaban cambios importantes en la Ciudad Condal, su onda expansiva irradió a las tierras anglosajonas y escandinavas.

Madrid 6 de noviembre de 1924. La delegación de Suecia recibe el comunicado debido a la situación política (dictadura del general Primo de Rivera) aplazan la llamada Exposición Internacional de Industrias Eléctricas y probablemente se llevará a cabo entre 1928 – 1929. Todo el comité de la exposición ha sido destituido de sus cargos, el 31 de octubre de 1924 se nombra un nuevo comité ejecutivo y un nuevo plan de exposición será presentado en un par de meses.

Lo que sí supo Suecia es que el impulso intelectual de la Mancomunidad se frenó en seco, apenas unos meses después de la dictadura del general Primo de Rivera. Ya lo dijo el mismo Einstein: “hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana”.
Delegación de Suecia, Madrid 12 de febrero de 1926. Informa al ministro sueco el Cónsul de Suecia en Barcelona Sr. Magnus Nordbeck, que los trabajos de la zona de exposición están parados desde hace más de un año, el Cónsul interesado por la situación espera ser recibido por el Sr. Alcalde de Barcelona y poder obtener información de la situación, firma, ministro de Suecia en España Sr. Ivan Danielsson.

El ministro de Suecia en Madrid informa al Ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia el 22 de junio de 1926, según la Gaceta de Madrid del 8 de junio de 1926, la nueva intervención del gobierno español hecha pública por decreto del gobierno designa reunir las exposiciones de Sevilla y Barcelona bajo la supervisión de la “Exposición General Española” y se crea un “consejo de enlace” pero con diferentes consejos directivos. La exposición de Barcelona se denominará “Exposición Internacional de Barcelona”. La exposición de Sevilla acogerá a los países Ibero Americanos y abrirá sus puertas el 12 de octubre de 1928 y la de Barcelona el 1 de abril de 1929.

La Delegación de España en Estocolmo el 24 de enero de 1927 (cuatro años más tarde) envía una nueva invitación al gobierno de Suecia al Ministerio de Asuntos Exteriores, lo ratifica dos días después de recibido el escrito, 26 de enero de 1927 (en el documento de la delegación española se dan fechas erróneas de apertura de la exposición en Barcelona)

Participación de Suecia en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929

De los documentos se desprende que los funcionarios suecos fueron solidarios con la situación que se vivía a consecuencia de la dictadura, estuvieron siempre interesados por el desenlace de los acontecimientos y como portavoces del proyecto mediaron en las nuevas negociaciones con el “consejo de enlace”.
Relato un acontecimiento del cual informa el ministro de Suecia en España, Sr. Ivan Danielsson, al Ministro de Asuntos Exteriores de Suecia. (Escrito de Madrid 23 de enero de 1929). Extracto del documento, cito: “Con respecto a estos acontecimientos merece la pena relatar un penoso episodio, que es representativo de hasta qué grado el país se ve manejado en la época del general Primo de Rivera a través de otro gesto demostrativo de la dictadura.

Poco antes de la llegada del general a Barcelona, había surgido un conflicto salarial, una parte de los trabajadores de la exposición se declararon en huelga. En cuanto esto llegó a conocimiento del general, éste tomó sin perdida de tiempo la decisión de preparar una especie de ordenanza por la cual los trabajadores en huelga debían, sin perdida de tiempo, regresar al trabajo, en caso contrario un tren especial los transportaría hacia otra región del país. La queja de los trabajadores sería inmediatamente tomada como un caso en análisis neutral, pero ninguna huelga desobediente, en relación con los trabajos de la exposición, sería tolerada en regla general pasados dos días del lacónico, el Gobernador Civil de Barcelona, pudo constatar que el trabajo en el terreno de la exposición se llevaba a cabo de una forma totalmente normal”.

Los diplomáticos suecos no fueron nada simpatizantes de la dictadura emergente en aquellos momentos. Entre los suecos y catalanes se generó un buen entendimiento. Una vez clausurada la Exposición los diplomáticos suecos plantearon al gobierno de Suecia la donación del Pabellón y consigo la Torre. En Barcelona se volvía a vivir tiempos de impulsos intelectuales y cambio culturales llevado a cabo por parte del primer Ayuntamiento de Barcelona de la República.

Documentos Analizados debidamente, estudiado y concertado con los originales.

La Torre de Suecia de 1929
Escritor y periodista Lars Westman escribe. El valor artístico, histórico y arquitectónico de la Torre. Su arquitectura es un trozo muy importante de la historia de la arquitectura del siglo pasado. Junto con el pabellón alemán Mies van der Rohe la torre sueca es una muestra del inicio de la arquitectura moderna. La torre es como un puente entre el estilo clásico de los años 20 y lo que llego después. Esto ocurría precisamente con el rompimiento, entre aquel predominante clasicismo de la década de los 20 y las nuevas ideas de Le Corbusier y Bauhaus que intentaban entrar y que en Suecia se le llamaría Funkis (abreviatura en Sueco de funcionalismo). Peder Clason diseñó un simbólico faro AGA (AGA empresa multinacional Sueca) que casi parecía salida del modernismo ruso de aquel tiempo, “era un campanario disfrazado como torre de faro”. El movimiento Moderno, ha sido estudiado e interpretado exhaustivamente al tiempo que ha inspirado a varias generaciones de arquitectos. La Torre es totalmente desconocida en Barcelona. La Torre no es una cosa de ¡kitsch! Tras la clausura de la Exposición, la torre pasa a ser patrimonio de la ciudad de Barcelona oficialmente formalizado ante el comisario general de Suecia en cesión plenaria del Consejo Municipal el 5 de febrero de 1931, fue desmontada y trasladada a un solar donde el ejercito del Estado Español lo fue desmontando para quemar su madera en los inviernos. lars.westman@vi-tidningen.se

El Elemento Madera: fue el material utilizado.
Arquitecto y exdirector para España del Consejo Nórdico de la Madera (Nordic
Timber Council) José Luis Rubia.
La reconstrucción de la Torre tiene que ser fiel copia del proyecto original de la torre con madera. Siguiendo las recomendaciones del Museo de Arquitectura de Estocolmo. La reconstrucción de la torre propone ofrecer soluciones y referencias útiles a todos aquellos que creen que es posible hacer una arquitectura diferente, con materiales como la madera, Arquitectura ecológica.
Elaborado por la naturaleza. La madera es un material elaborado por la propia naturaleza. Por eso no contiene aditivos químicos y no admite sustancias dañinas. Por lo tanto, la madera, también para nosotros, los seres humanos, es un material agradable- y esto desde hace miles
de años, ya que su contenido sigue siendo el mismo desde siempre. La madera como material tiene posibilidades increíbles en la arquitectura y para la construcción, “High-tech” ya que es un material muy resistente y moldeable, la construcción en madera tiene una vida muy larga, en el norte de Europa hay casas de madera que tienen más de mil años.
En otro orden de cosas, el material ideal tiene que armonizar con nuestro juicio de valor referente a la forma y función de nuestro ambiente.
Si se nos ocurriese además la idea de decir que este material, ideal, tendría que contribuir al reposo de los seres humanos, seguramente se entendería como una extraña exigencia. Más extraño parecería aún, si pudiésemos que este material tuviese que purificar el aire que respiramos. No sólo tendría que estar acondicionado de manera que no cause emisiones nocivas para el medio ambiente, sino incluso además de tal forma que limpia el aire de tales substancias nocivas. José Luis Rubia. Tel.677021639 jlrubia@hotmail.com

Reflexión: Por Jairo Narváez Gestor Comunitario.Siguiendo un análisis histórico de los hechos es el Ayuntamiento quien tiene que pedir al estado español la restauración de la torre, pero ante el ciudadano es el Ayuntamiento quien tiene que restaurar lo que recibió en 1930 como símbolo de restauración histórica teniendo en cuenta que el donante ha mantenido y mantiene un papel destacado en la arena internacional y su compromiso por causas internacionales.
La deuda moral, o el simbolismo de reparación histórica, la deuda del estado español originado por una guerra lo dejó claro en nuestra reflexión, escrita en nuestra Petición Ciudadana. (Ver archivo octubre 2005) Pero que hay una deuda significativamente moral y “como símbolo de recuperación histórica” es el del Ayuntamiento al tratarse de un patrimonio de la Ciudad de Barcelona, el Ayuntamiento por intermedio de todos sus políticos tiene esta deuda moral para con sus ciudadanos, restaurar el patrimonio que fue y es memoria de la ciudad de Barcelona, cuando el patrimonio proviene de un estado amigo de derecho, solidario y receptivo a otras culturas. Un vigoroso país con un gran compromiso por causas internacionales, el interés Sueco por el resto del mundo se ha expresado en un compromiso internacional ya puesto en relevancia en las gestiones llevadas desde el día 31 de diciembre de 1923 cuando la delegación de España en Estocolmo invitaba a la exposición y el 16 de septiembre de 1930 con la frase de Albert Wingvist cuando se dirigía al ayuntamiento y le decía: “Conocedores de la loable labor cultural que realiza en beneficio de los escolares barceloneses la delegación municipal de cultura nos consideramos muy honrados si quisieran aceptar la oferta que le hacemos” o el compromiso con los problemas del tercer mundo y la participación en acciones por la paz en conflictos internacionales. Suecia ha actuado de manera enérgica y provocativa se la ha llamado “Conciencia del Mundo”: un epíteto que puede tomar connotaciones elogiosas o peyorativas. Personajes como Olof Palme (1927 – 1986), Anna Lindh (1957 – 2003) lucharon por estos principios. El premio dado en el salón del Cent del Ayuntamiento de Barcelona por la Asociación para las Naciones Unidas en España el 2004 premio de la paz que se le otorgó al Sr. Hans Blix, el exjefe de los inspectores de la ONU, Blix arremetió contra los “bastardos” del gobierno estadounidense que le calumniaron para menoscabar su labor. Hay que tener muy en cuenta estas buenas relaciones internacionales y fortalecerlas para las generaciones futuras, ya que en la arena política internacional Suecia ha defendido valores como la paz, la estabilidad y la humanidad, por lo que aquí estamos hablando no de un proyecto más sino de una identidad sueca – catalana o como dice Lars Westman la torre no es una cosa de ¡kitsch!. Es patrimonio de todos los barceloneses, es la memoria histórica, cultural y creemos que es tarea de todos recuperarla, reitero: Suecia tiene una historia que contar en la ciudad Condal.
En la Petición Ciudadana, planteamos la posibilidad de contactar con las empresas Suecas comprometidas socialmente, empresas que cooperaron en la exposición de 1929, deseosas de participar en la reconstrucción. Claro, siempre y cuando el Ayuntamiento, por razones de deuda moral no solo del estado español sino también la del Ayuntamiento, por tratarse de un patrimonio histórico donado en su momento por el estado Sueco, considere lo contrario las empresas colaborarían en la restauración.

Ruego sea estudiado esta posibilidad y que el centro gestor de la montaña de Montjuïc apruebe la reconstrucción de la Torre. Renacería la frase de Albert Wingvist. Y por qué no en memoria de Anna Lindh. Les dejo esta inquietud.

Recuperar la Torre de Suecia de 1929 en Montjuïc patrimonio arquitectónico e histórico sueco – catalán es tarea de todos “LABOR OMNIA VINCIT” el trabajo siempre vence.

Barcelona 20 de diciembre de 2005

Jairo Narváez
Gestor Comunitario
Coordinador de la Petición Ciudadana
Apartat de Correos 5507
08080 Barcelona

barcelona@jaironarvaez.com
http://swedentowerbarcelona.jaironarvaez.blogspot.com/
La Torre de Suecia en Barcelona de 1929 Montjuïc, ya esta prestando una utilidad didáctica por la Web, con el buscador http://www.google.com./ http://se.altavista.com/
http://se.yahoo.com/ la mayoría estudiantes en búsqueda de información sobre temas de la madera o Barcelona de 1929. Desde octubre hasta la fecha registradas 320 visitas de España y países Iberoamericanos.

Friday, January 13, 2006

TORRE DEL PABELLÓN DE SUECIA
Benvingut - Välkommen
Amics de la Torre per a la Pau i la Cooperaciò
Montjuïc
Funcionalismo - Sueco

Alcalde de Barcelona Escrito del Sr. Alcalde Joan Clos, 23 de diciembre de 2005


L`Alcalde de Barcelona

23 de diciembre de 2005

Sr. Jairo NARVÁEZ
Gestor Comunitario
Town Twinning
Apartat de Correus, 5507
08007 BARCELONA

Apreciado señor:

Le agradezco el interés de diversas entidades suecas ubicadas en Barcelona, así como de diferentes personas e instituciones en la reconstrucción de la Torre del pabellón de Suecia, que se expuso durante la celebración de la Exposición Internacional celebrada el 1929 en Barcelona.
.Sin duda, se trata de un proyecto interesante que nos permitirá conocer mejor la historia del país escandinavo, así como estrechar lazos entre ciudades y reivindicar la vocación internacional de Barcelona, que se evidenciaba a principios del siglo XX.
.
En este sentido, le agradeceré que se ponga en contacto con el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Sr. Ferran Mascarell, con el objetivo de poder valorar esta propuesta que ofrece a la ciudad de Barcelona.
.
Atentamente
Firma
Joan Clos
.
Placa Sant Jaume, 1 08002 Barcelona Espanya
FUNCIONALISMO - SUECO
Benvinguts - Välkommen - Bienvenidos

Amics de la Torre per a la Pau i la Cooperació
Montjuïc - Barcelona

Thursday, January 12, 2006

Escrito del Presidente del Grupo Municipal CiU Sr. Xavier Trias i Vidal de Llobatera

Ayuntamiento de Barcelona
.
Xavier Trias i Vidal de Llobatera Presidente Grupo Municipal CIU Ciudad, 4 pl. 2 08002 Barcelona Teléfono 9.3 4 027 522.
.
Excm. Sr. Joan Clos i Matheu
Alcalde
Ayuntamiento de Barcelona


Estimado Alcalde,

Me dirijo a Usted para hacerle llegar mi apoyo a una iniciativa que, me consta, ya conocéis dado que os ha sido presentada. Me refiero al proyecto de reconstrucción de la torre del pabellón de Suecia de la Exposición Universal.

Un grupo de ciudadanos nos ha hecho llegar, como al resto de grupos municipales de este Ayuntamiento, un dossier explicando su proyecto de recuperación de un elemento significativo de un momento de la historia y del arte de Cataluña.

Creo que el interés de esta iniciativa nace de varios hechos:

Se quiere recuperar un elemento de la Exposición Universal de 1929, un hito a nuestra historia, que fue todo un símbolo de la vocación universal de nuestra ciudad y nuestro país. Su destrucción forma parte de una época convulsiva que debemos tener presente para no repetir nunca jamás.

Esta iniciativa nace de la sociedad civil, que pide de las administraciones su colaboración, pero es el impulso de la propia ciudadanía y por la propia ciudadanía. Es una muestra del mismo dinamismo que significó la Exposición de 1929, expresión de una forma de ser de los barceloneses.

Creo que es una iniciativa interesante y que merece la atención de este Ayuntamiento, y más considerando que se está elaborando el Plan de Usos de la montaña de Montjuïc que debe definir el futuro de este gran espacio de la ciudad. Pienso que al aprobar este instrumento podemos tener la oportunidad de recuperar un lugar emblemático y hacer un acto de justicia ver el pasado y el futuro de esta ciudad, de Suecia y Cataluña.

Bien Cordialmente
Firma.
Xavier Trias i Vidal de Llobatera

Barcelona, 19 de diciembre de 2005.
Sello. Gabinete de La Alcaldía Entrada 19 DIC. 2005
.
Jairo Narváez Coordinador de la Petición Ciudadana Torre de Suecia
José Luis Rubia Arquitecto Arquitectura Sostenible
barcelona@jaironarvaez.com